Marta Giraldo Doncel

Odontopediatra

Mi nombre es Marta y soy Odontopediatra. Cuando acabé mis estudios de Odontología lo tuve claro y cursé un Máster Oficial en Odontopediatría, Pacientes con Necesidades Especiales y Ortodoncia, ya que este me permitiría compaginar mis dos grandes pasiones: los niños y la Odontología. Dicen que para poder llegar a la excelencia en tu trabajo debes amar lo que haces. No sé si llegaré algún día a la excelencia, pero de lo que si estoy segura es de que realmente amo lo que hago.

  • Leer más

    Para mí, mi trabajo no es solo una forma de ganarme la vida, es una forma muy gratificante de aprender y divertirme ya que esa alegría que trasmiten los niños se contagia. En el mundo de los niños la diversión está asegurada. Cada uno de ellos tiene una forma de ver, entender y comprender las situaciones y el espacio que les rodea haciendo que reaccionen de distinta manera, es decir, no están sujetos a esas reglas y normas de conducta a las que nos sometemos los adultos que nos hacen monótonos y aburridos. La odontopediatría intenta comprender estas características individuales, que hacen a cada niño especial, para poder llevar a cabo los tratamientos y procedimientos propios de la Odontología.

    Para ello, yo solo tengo que dejarme llevar, es decir, saco el niño que todos llevamos dentro y abro mi mente para ponerme en la piel de cada uno de ellos y así poder llegar a entenderlos. Por ello, cada niño es una nueva aventura, un nuevo camino hacia la diversión, un nuevo reto, que hace que me nutra como profesional y como persona.

    ¿Hay algo más genial?

María Villalba López

Higienista bucodental

Mi nombre es María y soy Higienista bucodental. Al empezar mis estudios de Auxiliar de enfermería, descubrí un mundo fascinante del cual no tenía gran conocimiento, la Odontología. Todos los nombres, los objetos y procedimientos que me enseñaron me parecían insuficientes ante esta profesión repleta de escondrijos. Por ello, al finalizar estos estudios decidí embarcarme en la formación oportuna para llegar a ser higienista bucodental.

  • Leer más

    Estos estudios me permitieron ampliar mis propios conocimientos sobre el fascinante mundo de la odontología que actualmente me rodea. Ser higienista bucodental es una labor que ejerzo con gran plenitud, me ha permitido ver casos realmente fascinantes, ayudar a los demás y sobre todo hacer un poquito más felices a las personas. Mi labor, consiste en ayudar constantemente a las personas que me rodean, bien de forma directa tratando con el paciente o de forma indirecta mano a mano con el odontólogo, lo cual es realmente gratificante, sobre todo cuando tus pacientes están contentos, por el buen trato y por el trabajo realizado correctamente.

    Dicen que si de verdad te gusta tu trabajo no trabajas ni un solo día y realmente tengo la certeza que es así. Además, tengo la fortuna de poder ejercer mi labor con niños, esto es algo con lo que siempre había soñado. Trabajar con ellos es muy gratificante.

    Creo firmemente que la labor de una higienista bucodental es crucial para una correcta salud bucodental infantil. Las higienistas bucodentales nos encargamos de formarlos en distintas técnicas, les ayudamos a prevenir patologías y sobre todo nos encargamos de acompañarles en su trayecto en el ámbito de la odontología, lo cual si se realiza correctamente permite al niño perder el temor a la odontología. Ellos nos tienen que ver como una mano amiga. Por supuesto, para llegar a realizar todas estas labores hay que saber comprenderlos de manera individual, no todos los niños son iguales. Mi propósito a nivel personal es prestar mi ayuda y mis conocimientos a cada niño que pasa por la clínica, para lograr que le guste tanto venir a visitarnos como a mi recibirlos.